Por: Norman Sorrentini
Estudiante del Departamento de Comunicación Tele-Radial de la UPR- Arecibo           

El cambio climático y el aumento en el nivel del mar constituyen dos aspectos de suma importancia para el manejo de nuestros recursos costeros y la planificación del uso de terrenos en Puerto Rico y en el Caribe en general. El aumento en el nivel del mar implica ahora, e implicará en el futuro, cambios sustanciales en la manera en que usamos los espacios costeros y los desarrollos que llevamos a cabo en esas zonas. Conocer las consecuencias de estos cambios es vital para Puerto Rico y la región caribeña ya que dependemos, en gran medida, de la costa como centro de actividad económica, turística y recreativa.

Por tal razón, el pasado lunes, 25 de marzo de 2013, Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico llevó a cabo un conversatorio marino acerca del proyecto de investigación Potential Future Land Loss of Small Islands of Puerto Rico and the United States Virgin Islands (Pérdida potencial de terreno en las islas pequeñas de Puerto Rico y las Islas Vírgenes Estadounidenses). Durante la actividad, el doctor Chester Jackson, profesor del Departamento de Geología y Geografía en Georgia Southern University y co-investigador del proyecto, presentó la metodología utilizada y los hallazgos obtenidos. El proyecto, subvencionado por el PSGUPR, está dirigido a la exploración, el análisis y la documentación del comportamiento de las costas, y la manera en que los cambios en el litoral pueden afectar, en un futuro, tanto a los ecosistemas, como a la población en general. El conversatorio contó con la participación de expertos en el tema de las ciencias marinas y la geología, entre otras disciplinas, maestras de escuela superior y estudiantes de ciencias de diversos recintos de la Universidad de Puerto Rico.

La investigación, que nace de la inquietud de desarrollar un sistema que permita monitorear el aumento en el nivel del mar y su impacto—ya que se conoce la importancia del monitoreo para mantener un desarrollo sustentable de las costas—consistió de dos fases principales: una de predicción de escenarios costeros, incluyendo el desarrollo de tablas de documentación de líneas costeras para su utilización en un futuro, además del desarrollo y la aplicación de un índice de vulnerabilidad de costas. Su otra fase consistió básicamente en adiestramiento y educación, con un énfasis particular en la tecnología utilizada en los trabajos de campo, así como también, el monitoreo de cambios en las costas. En esta última fase, se creó un plan para realizar recomendaciones sobre el manejo de tierras y propiedades para evitar el daño que pueda causar el aumento en el nivel de las líneas costeras. Además, se crearon talleres geo educativos bilingües. Los talleres fueron dirigidos por el doctor Jackson y co-dirigidos por el doctor Pablo A. Llerandi-Román y se llevaron a cabo en la Universidad de Puerto Rico en Humacao. Maestros en servicio, educadores ambientales marinos y estudiantes graduados de Puerto Rico y de las Islas Vírgenes Estadounidenses participaron de los mismos. A lo largo de los talleres, se tocaron temas tales como: los procesos costeros y geomorfología, perfiles de playas, la geología de Puerto Rico, los usos de Google Earth en estudios costeros, cambios en el nivel del mar y sus efectos, las expectativas del proyecto subvencionado por Sea Grant, entre otros. Además, los participantes visitaron diferentes playas de la costa este y sureste de Puerto Rico

Dentro de la fase de documentación, y concentrados en establecer un nuevo método de mapeado o mapping de campo, el equipo de investigación realizó una visita a Cayo Ratones, localizado cerca de la costa de Joyuda, en el área oeste de la isla. Además, se hicieron pruebas en dos partes diferentes de la costa de Rincón. También, gracias a la colaboración del U.S Coast Guard y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, el equipo de investigación fue llevado hasta Isla Cardona, cerca de la costa de Ponce. Allí, se le permitió utilizar el equipo de investigación desde el faro y desde la tierra, esto le brinda una mejor definición de la superficie, y por tanto, mejores resultados en la recopilación de datos.

Como parte del conversatorio, el doctor Jackson mostró, mediante una presentación varias tecnologías que se emplearon durante la investigación. Entre éstas, se encuentra la incorporación de un equipo que sustituyó el que originalmente se presentaba al comienzo de la propuesta, el cual era un sistema de navegación cinética en tiempo real. Se trata de un LIDAR (Light Detection And Ranging) terrestre que ofrece información en tres dimensiones. El LEICA C10 3D scanner fue utilizado para la recopilación de datos en toda la investigación. Este equipo, permite determinar la intensidad y la distancia de un objeto o superficie usando pulsos láser. Tiene la capacidad para hacer un rastreo en alta definición de hasta una (1) milla en solo seis (6) minutos, distancia que quizás utilizando otro equipo podría tomar horas para completar. Esto puede ser posible gracias a que posee una capacidad de rastreo de 50,000 pulsos por segundo, que ofrece una mayor definición en cuanto a vegetación (por su ubicación) de lo que podría ofrecer en este caso un sistema LIDAR aéreo. Todos estos datos se ven interpretados más adelante en el sistema AMBUR (analyzing moving boundaries using R). Este sistema fue desarrollado por el doctor Dave Bush, investigador principal del proyecto, en colaboración con el Instituto de Oceanografía Skidaway, y sirve como herramienta para ayudar a investigadores, planificadores y científicos a entender mejor los cambios en las líneas costeras, entre otros beneficios.

La utilización de tecnologías innovadoras es de vital importancia para el desarrollo sustentable de las costas. Los resultados de esta investigación han ofrecido datos muy importantes, pero este proyecto no termina aquí, ya que para lograr entender el comportamiento y/o la evolución de las costas es necesario mantener la documentación por muchos años. En una próxima etapa, al doctor Jackson, además de incluir más superficies terrestres y cuevas en el proyecto, también le interesa incluir investigaciones batimétricas (investigaciones topográficas sobre el fondo marino). Además, entiende que sería muy interesante crear una convergencia disciplinaria entre geólogos y biólogos dentro de la investigación, para poder entender el impacto en las costas desde diferentes perspectivas.

Por otra parte, es muy importante que la población en general entienda el impacto que tiene el ser humano en los ecosistemas marinos. Por ejemplo, el manejo irresponsable de las fogatas, acampar sin tomar en cuenta el medio ambiente, la basura, entre otras cosas, tienen efectos negativos para la vegetación costera, y por tanto, también afectan la calidad de vida de muchas especies. De igual manera, es necesario entender el concepto de conectividad entre ecosistemas: se trata de la relación que existe entre diversos ecosistemas y cómo el impacto que se ocasione en uno puede provocar una reacción en cadena y afectar al otro. Estos daños de contaminación en cadena, se concretan en una pérdida significativa en la pesca, lo que ocasiona, a su vez, una merma en el turismo, y finalmente, una gran pérdida económica y ambiental.

Para ver fotos de esta actividad, acceda http://www.flickr.com/photos/seagrantpr/sets/72157633101492696/.

Related Posts