Rincón es mi pueblo querido,
yo amo su cielo y su mar.
Son verdes sus campos floridos
con brillo de sol tropical.
Las bellezas de sus montañas
son cual bendiciones de Dios.
Sus flores, su brisa y sus cañas
son gratos mensajes de amor.

– Fragmento del himno de Rincón, PR
Autor: Conrado Rodríguez

Por Cristina D. Olán Martínez y Rosemarie Vásquez Cruz

Mientras gran parte de los turistas y residentes de Puerto Rico imaginan olas, arena y atardeceres al escuchar el nombre de Rincón, existe un grupo de rincoeños que han dirigido su mirada tierra adentro y reconocen la variedad de recursos y atracciones naturales que posee su pueblo.

La Quebrada Grande, ubicada en la Comunidad Campo Alegre en el Barrio Calvache, pertenece a este cúmulo de atracciones ubicadas en la zona rural del conocido Pueblo de los Bellos Atardeceres. Esta quebrada, que por muchos años, ha sido un lugar de recreación para un sinnúmero de residentes de Rincón se podría convertir en un destino ecoturístico.

Al menos, esa es la intención del guía turístico del municipio de Rincón, Carlos “Joey” Feliciano, quién vislumbra la posibilidad de transformar el área de El Último Brinco en un Centro Recreativo y Turístico, donde puertorriqueños y extranjeros puedan apreciar la belleza de la llamada “Capital del Surfing” desde una óptica distinta.

“Queremos darle (a los visitantes) la otra cara de Rincón. Somos un pueblo pequeñito pero diverso,”  expresó Feliciano.

No obstante, y al igual que muchos de nuestros cuerpos de agua alrededor de la Isla, la quebrada se ha visto amenazada por los desperdicios que arrojan las personas. Por tal razón, un grupo de residentes de Rincón con la ayuda de Feliciano, se reunió recientemente para comenzar a limpiar la quebrada desde la intersección de la Carr. 411 con la Carr. 115 hasta el salto de agua conocido popularmente como El Último Brinco.

Durante el recogido de basura, niños, jóvenes y adultos disfrutaron de las atracciones naturales que posee la quebrada. Al mismo tiempo, recogían latas, plástico, bolsas, ropa, zapatos, lavamanos, gomas y alambres, entre otros tipos de desperdicios. Esta basura se fusionaba con la tierra, la vegetación y las piedras. Mientras Feliciano nos mostraba una pieza de carro que encontró  en el río, un charco de espuma de jabón se formaba a sus pies como muestra de la contaminación aledaña.

Aunque no todos los participantes de la limpieza eran residentes de la Comunidad Campo Alegre, algunos vecinos se mostraron receptivos a la idea de desarrollar un proyecto con propósitos ecoturísticos.

“Lo vería bien si es para el disfrute de todo el mundo,” señaló Zoraida Crespo, vecina de la comunidad. “Claro está, que se conserve y que se mantenga limpia y cuidada y en el mejor estado posible y que se siembren más  árboles alrededor, a ambos lados de la quebrada, porque le hace falta mucho eso, para ver si vuelve a su estado como era antes. ¡Ojalá  y volviera a su estado como era antes!”

Crespo nació y se crió  a minutos de El Último Brinco, como se le llama a esta quebrada luego de que un hombre se suicidara, por razones de infidelidad, en el lugar. Vivió 26 años en Mayagüez y luego, regresó a su comunidad natal. La integración de la comunidad en el desarrollo de un proyecto ecoturístico es algo que considera esencial. Esta quebrada era para los residentes de la comunidad como “su carretera.”

Allí socializaban. Por lo tanto, un proyecto de esta índole le regresaría su función de lugar de encuentro al río, señaló. Además, al hablar con nosotros, Crespo mencionaba algunas de las especies de plantas que crecían a la orilla de la quebrada y recordaba los días en que sus hermanos y ella recogían mangós y los vendían para obtener ingresos extra y comprar algunos efectos escolares.

Además, el lugar cuenta con una amplia variedad de especies animales y vegetales. Durante el recorrido, don Carlos González, actual director del Centro Cultural de Rincón nos decía:

“Vimos la palma real, que se usaba para tablas, para construir las casas. Vimos otros árboles frutales como el mangó, el guamá, la papaya y el jovillo. También hemos visto plantas medicinales como el cundeamor, como el carrasco –para eliminar verrugas— […], la higuereta. Podemos ver la yautía silvestre y el yagrumo. Varias plantas medicinales y de uso en el hogar.

“Las reinitas lo buscan cuando echa la semilla, la fruta,” dice González, acerca de la planta de cundeamor. “Además, esto lo arrancan, lo hierven, para hacerle un baño a uno cuando uno tenía fiebre alta o un catarro fuerte, las abuelas hervían el cundeamor. Es como ir a un spa moderno pero en la casa.””

En la quebrada también viven chágaras y camarones. Estos últimos, en el pasado, se pescaban en grandes cantidades. Ahora, no hay tantos en la quebrada y el cauce de ésta ha disminuido.

“Veníamos los amigos y nos parábamos en la parte de arriba del río y nos poníamos a ver cuando los camaroncitos se asomaban de sus cuevitas y nos poníamos a competir cuál era el que más camaroncitos pescaba. Cada vez que se asomaba uno teníamos que estar bien calladitos pero como yo soy bocón, capturaba el primero y formaba un show y los demás no podían pescar ninguno. Así que yo siempre terminaba ganando,” rememoraba Roberto Duprey, joven que se crió en la Comunidad Stella de Rincón y que actualmente reside y trabaja en la zona metropolitana.

Las palabras de este joven son eco de las expresiones de muchos rincoeños que en sus años de juventud se recreaban en la quebrada y se bañaban en la cascada, así como lo hicieron los participantes del recogido de basura al final de la actividad.

La quebrada fue su lugar de entretenimiento durante la niñez y la adolescencia de muchos rincoeños, un sitio para acudir luego de la escuela y una piscina comunitaria donde aprendieron a nadar. Para ellos y ellas, esta corriente de agua posee un gran valor sentimental.

Sin embargo, el valor sentimental aún no ha podido sobrepasar el descuido de otros que lanzan todo tipo de desechos a esta corriente de agua.

A Ana Salcedo, quien reside en Rincón desde el año 2000,  le preocupa mucho ese descuido que la gente tiene por la quebrada y por los recursos naturales en general. Conversaba con nosotros al tiempo en que atendía a su nieto y nos decía:

“Tenemos que velar para que éstos cuando crezcan tengan un ambiente limpio que respirar, que no haya tanta basura ni tanto cemento.”

Your browser may not support display of this image.

Related Posts

One Response

  1. rachell e. lopez

    SALUDOS:

    QUISIERA SABER COMO CONTACTARME CON EL SR. CARLOS FELICIANO. ME GUSTARIA ME ORIENTARA, CON RESPECTO A TURISMO EN RINCON: EN DOS ASPECTOS: CONOCER ALGUNOS RINCOEÑOS DEPORTISTAS Y SABER SI SE LLEGO A FINALIZAR EL PROYECTO DE ARTE PUBLICO EN LA PLAYA DE RINCON (EN CUAL PLAYA FUE) QUE ERA ALUSIVO A LOS SERFERSS

Leave a Reply