Por Milton D. Carrero Galarza

Keyshla Quiles se maravillaba mientras sentía al erizo de mar moverse sobre la palma de su mano. Minutos antes había mirado con desconfianza a una estrella marina, pero tras sostenerla y sentir el cosquilleo sutil de aquel organismo succionando sobre su piel, su rostro cambió.

Ahora le permitía al erizo la libertad de mover sus antenas sin que le causara inseguridad y antes de abandonar la pecera en donde se exhibía, la joven de 14 años hizo una declaración:

“Yo voy a ser bióloga marina.”

Esta frase se escuchó más de una vez por varios de los 46 niños provenientes de diversos residenciales públicos mayagüezanos que participaron recientemente de Aventura Marina, una de las actividades emblemáticas del Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez. El evento tiene como meta educar a jóvenes del país acerca de la conservación ambiental a través del contacto directo con el mar.

En esta ocasión, la actividad fue realizada en colaboración Centro Universitario para el Acceso (CUA) y su Proyecto Carvajal para la Democratización del Conocimiento. La misma ocurrió en Playita Rosada en Lajas, una atracción administrada por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, privilegiada por su diversidad de ecosistemas marinos.

“Ésta es una oportunidad tremenda para nosotros,” indicó Ruperto Chaparro, director del Programa Sea Grant. “Nosotros les vamos a enseñar a querer estos recursos, a que los conozcan, a saber que estos recursos les pertenecen y que tienen derecho a accederlos.”

Con nombres como los caballitos de mar, las langostas, los pulpos, los delfines, los niños se dividieron en grupos y alternaron entre distintas estaciones, donde estudiantes graduados del Departamento de Ciencias Marinas del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM)les orientó acerca de los mangles, la arena, el buceo, la calidad de agua, la vegetación marina y los organismos invertebrados.

“Estamos aquí porque a todos nosotros nos encanta la Universidad. La universidad es una chulería,” expresó Rima Brusi, catedrática asociada del departamento de ciencias sociales del RUM. “La universidad no solamente les deja mirar el mar, les permite tener acceso a los conocimientos para entender el mar,” continuó una de las fundadoras del CUA.

John Torres fue otro de los niños que quedó sorprendido luego de que se le revelaran algunos de los  misterios de las Ciencias Marinas como el hecho de que el gel que utiliza cuando sostiene su preciado cabello al estilo “mohawk” proviene de las algas.

“Lo que ellos no conocen no lo pueden proteger,” indicó Hernán Torres, quien facilitó las charlas acerca de los invertebrados marinos, una de las atracciones principales de la actividad.

El CUA surge de una preocupación de varios catedráticos del RUM, quienes tras analizar los datos de admisión de la Universidad, se percataron del escaso número de residentes de vivienda pública que estaban logrando ingresar al RUM. A través de campamentos de veranos, tutorías, actividades sabatinas y cursos de preparación para las pruebas de admisión, el programa se propone inspirar a los niños a convertirse en futuros universitarios.

“La idea es que a los que están ahora en séptimo grado, yo los vea entrando a la Universidad,” dijo Brusi.

Es la misma aspiración que tiene David González, catedrático de ingeniería y parte del CUA.

“Tú no cambias un país marginando a su gente de la educación,” expresó González.

La actividad contó con la visita del rector del RUM, el doctor Jorge I. Vélez Arocho, quien señaló que la Universidad tiene la obligación de favorecer programas que ayuden a estos estudiantes a no sólo ingresar al RUM, sino a mantenerse en el recinto.

“Todos estos estudiantes tienen derechos,” indicó el rector. “Tienen derecho a educarse y a conocer un lugar como éste. Éste es un sitio único.”

Vélez Arocho aseguró que la Universidad continuará apoyando este proyecto.

El programa ya cuenta con una matrícula de 120 estudiantes de escuela intermedia y superior.

“Lo único que puede pasar con este programa es que se tenga que agrandar,” señaló Ivette Santiago, líder comunitaria vinculada con el proyecto.

Related Posts

One Response

  1. Martha torres baez

    Hola, me parece maravilloso lo que se logra con aprendizaje como este. Soy maestra de 6to grado y tengo un club de ciencias estoy muy interesada de llevar la enseñanza de mis niños a otros niveles y experiencias. Conoci de su trabajo en este verano en una exhibicion en Guanica don tenian demostraciones, literatura y charlas. Quisiera tener mas informacion sob re su trabajo y actividades. Mi cel. 787-315-3228 trabajo en San Sebastian cerca al lago Guajataca. quisiera saber si su grupo va a las escuelas, tambien me interesa la adopcion de playas. Gracias por su gran trabajo para con la educacion ny la concientizacion.

Leave a Reply