Por María Fernández Arribas

En una iniciativa que promete ser un ejemplo para la conservación de las costas a nivel mundial, la Unión Europea (UE) ha firmado una directiva que persigue alcanzar el buen estado medioambiental de las aguas marítimas comunitarias para el año 2021.

La misma obliga a aquellos países de la UE que tengan costa a proteger la salud de los tres millones de kilómetros cuadrados de aguas marinas que circundan Europa.

Esta estrategia marina fue propuesta por la Comisión Europea en octubre de 2005, entrando en vigor a mediados del 2008.  Antes de ésta ya se habían adoptado otras medidas como el Convenio para la Protección del Medio Marino del Atlántico del Nordeste (OSPAR), el Convenio para la Protección del Mar Báltico y el Convenio de Barcelona para la Protección del Mar Mediterráneo.

Con la nueva Directiva se consigue dar cobertura a todas las franjas costeras. Los Estados miembros que compartan una región marina deberán cooperar para velar porque sus estrategias sean coherentes y deberán hacer también todo lo posible para coordinar sus actividades con países no pertenecientes a la UE en la misma región marina— incluso mediante convenios marinos regionales.

Cada estrategia consistirá en un plan de acción que se aplicará en varias fases antes del 2015. Los países miembros deberán evaluar primero el estado ecológico de sus regiones marinas respectivas y valorar las principales presiones que sufren las mismas. De ahí deberán establecer programas de seguimiento, de manera que se garantice para el 2021 un buen estado ecológico, demostrando que hay una presión sostenible por parte de las actividades humanas.

La directiva obliga a los Estados miembros a establecer zonas marinas protegidas, escasas en la actualidad.

Esta nueva directiva significa un gran paso en la protección del medio marino, ya que supone la toma de acción por la salud de una amplia zona costera que se extiende al oeste hasta el Cabo da Roca en Portugal; al este, hasta el extremo oriental de la isla de Chipre y al sur hasta la isla de Lampedusa en Italia.

En sus regiones ultraperiféricas, la protección  se extiende hasta Las islas Azores, Madera y Canarias, en el Atlántico; las islas Guadalupe, San Martín, San Bartolomé, y Martinica, en las Antillas; la Guyana Francesa, en América del Sur; San Pedro y Miguelón, en América del Norte; las islas Mayotte y Reunión, en el Índico y las ciudades españolas de Ceuta y Melilla en el continente africano.

Se prevé que la comunidad internacional estará muy pendiente a la forma en que se implementarán los esfuerzos de esta directiva, ya que podría sentar las bases para establecer programas similares en otras partes de nuestro planeta.

Para más información puede visitar:

Comisión Europea

http://ec.europa.eu/environment/water/marine/index_en.htm

EUR-Lex

http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:32008L0056:EN:NOT

Related Posts

One Response

  1. Dixie Bayó

    ¡¡¡¡¡Excelentes artículos¡¡¡¡¡ los felicito, lamento no poderlos reenviar. Esta revista debería ser materia obligada en las todas las escuelas del país (ideal para la reflexión) de manera que las futuras generaciones puedan contar con herramientas reales para su desarrollo profesional y humano.

Leave a Reply